Sunday, November 12, 2006

DISCRIMINACION ENTRE PERUANOS: EXPERIENCIA CADE ESTUDIANTIL 2001

Fueron más de 3 veces, las oportunidades que me quede con la ganas de viajar en avión, era pues un simple corredor, del Rosa Agustina, que destacaba muy ligeramente en la liga escolar de Iquitos (era la década de los 90). Y por cuestiones poco lógicas para mí, mi grupo nunca viajó a los famosos campeonatos nacionales. Con nostalgia acabe el cole, y en años fui esquivo al tema de los viajes.

Una mañana soleada del 2001, (ya estudiaba en la UNAP) en la ¿bella? Nauta; me dijeron que tenia que ir al teléfono a dar mis datos, pues tenia que estar en Ancon, el 6 de junio; y que la universidad asumiría todos los gastos, y aunque yo aun no sabía ¿de que?, di mis datos y puse mi firma.

Posteriormente accedí a más información, ¿Qué había pasado?, pues fui seleccionado junto otros 6 estudiantes de las veintitantas facultades de la UNAP, para participar en el Sétimo Congreso Anual de Estudiantes, o también llamado CADE ESTUDIANTIL, que es un evento organizado todos los años por IPAE, para tratar temas relacionados a la realidad nacional, definir lineamientos y sobre todo expresar el sentir de los jóvenes respecto a la percepciones que estos tienen del Perú. Según comentan, este evento es sólo para estudiantes del tercio superior de las universidades e institutos superiores públicos y privados del país. La reunión tuvo como tema central de reflexión: “Este es el país que queremos; este es el Perú que tendremos”, con 600 participantes.

Llego el día, al fin me subí a un avión, íbamos los 7 “charapas” (a mi me gusta mejor decir “amazonicos”), 3 pertenecíamos a Ingeniería de Sistemas, 2 a Ingeniería Forestal y 2 a Ciencias Contables. En Lima nos recepcionó el personal de la Oficina de Coordinación de la UNAP. A las 6 pm, partimos rumbo a la sede de IPAE. Nos subimos a los buses, y en la marcha comenzamos a interactuar con la gente de los otros lugares del Perú, y en un trayecto que duró 3 horas, llegamos a ANCON. Pero mi percepción fue que a la gente en general le causa algo de alegría, o curiosidad interactuar con gente de Iquitos. Y ya se imaginaran la primera pregunta que me hicieron: …tatatatata…………….¿de verdad las mujeres de Iquitos son ardientes? Y yo haciéndome el desentendido les respondí, que seguro dicen eso, pues Loreto es la región de mayor producción de Petróleo del Perú, y que esas aseveraciones eran parte del marketing, mal intencionado, de la prensa chicha, de las cortinas de humo, de los cómicos ambulantes, etc (eran tiempos en el que Ruth Karina, las toadas y el Grupo Euforia eran los emblemas de Iquitos).

Nos instalamos en Ancon, específicamente en la Escuela de Supervivencia de la FAP (no se porque lo llamaban así, pues lo único que percibí era que usaban ese sitio para darse una “supervida”). Luego pasamos a cenar, servían chifa esa noche, no me gusto tanto que digamos. Al día siguiente antes de entrar a la primera conferencia, pude apreciar detenidamente la distribución de la gente en la mesas, percibí algunas curiosidades como por ejemplo que había una mesa de gente blanca y rubia, y me dijeron por ahí, que era la mesa de la U de Lima (en verdad parecía de europeos o nose que). Luego percibí mesas de jóvenes de rasgos mestizos, pero con ropa y accesorios muy caros, y eran de universidad como la Catolica de Lima, la Pacifico, San Ignacio de Loyola, o la misma San Martin de Porras, y percibí otras mesas más alegres y cordiales que eran de gente del norte como Trujillo y la misma Piura. Por ahí me percate a lo lejos, triste y algo excluidas las mesas de estudiantes de las ciudades andinas, como Ayacucho, Huancavelica, etc.

Como amazónico entrador y sociable que me considero, me propuse interactuar con la mayor cantidad de grupos posibles. Quisiera entrar en detalles, pero voy a explicar las conclusiones y percepciones de estas interacciones:

A nivel de los grupos de Lima, existía discrepancias, disputas y falta de tolerancia (aunque en el CADE, se comentó bastante que la falta de tolerancia era un problema grave entre los peruanos, sin embargo ello era muy frecuente, en el evento mismo); los estudiantes de las universidades privadas de Lima, menospreciaban a los estudiantes de las universidades nacionales como San Marcos, UNI. Los estudiantes de las universidades nacionales (rasgos más mestizos y condiciones socioeconómicas más sencillas), comentaban que solo los estudiantes que no pueden entrar a las universidades como San Marcos y UNI, huyen de manera desconsolada a las universidades Privadas. Sin embargo ambos grupos menosprecian a las universidades de provincias, que según ellos siempre han tenido pésimos niveles (dicen que solo la universidad de Piura y la de Arequipa son las que pasan piola).

Respecto a provincias los más sencillos fueron los estudiantes del norte, sobretodos muy amables y atentos. Los de Arequipa o Tacna son serios, pero igual de amables como casi todos los grupos de provincias. Aunque los de la universidades privadas de Arequipa, no eran del todo accesibles.

Por otro lado algo que si me dio pena, es la poca tolerancia y accesibilidad de todos los grupos, con los estudiantes de las universidades de la sierra. Sobre todo la gente de Lima, corría de forma pavorosa cada vez que tenían cerca a algún estudiante esas universidades. No entiendo como en un país tan diverso y pluricultural como el nuestro, nos excluyamos entre nosotros. Yo si quise estar con ellos, y al menos conversar algunas cosillas con la finalidad de aprender sobre su cultura local. Sin embargo no salí del todo contento, pues cuando comencé a explicar lo que significaba mi universidad en el contexto amazónico; recibí un sinsabor de una estudiante ayacuchana, que hasta llego a fijarse, en la poca visibilidad de mi universidad, en mi apellido, mi color de piel y hasta estatura; hasta llego a decir que yo era un Iquiteño marginal, y para ser de Iquitos, me faltaban varias cosas. Con poca actitud defensiva supe salir de la situación complicada. Aunque en un momento si me puse a pensar, que yo tenia 1.70 centímetros, varios centímetros sobre el promedio nacional, y otras características que no vienen al caso. Sin embargo nuestra amiga, no se habia percatado de su propias características; estoy seguro que no hice nada ofensivo en contra de esa muchacha, pero si me incomodo sus misiles verbales, y en un momento quise pensé que era valida la actitud de todos los grupos en contra de los andinos.

Sinceramente la percepción de todo el evento es que entre peruanos, estamos a la defensiva, tratando de explotar las ¿debilidades? (sean raciales, económicas, de procedencia, hasta de gustos, formas de hablar, colores preferidos, estaturas), como una miserable ventaja o un sentimiento miserable de estar mejor que el otro, si el otro es mas infeliz que uno mismo. Sueño con un país y un mundo sin diferencias raciales, sin menosprecios raciales y económicos, pues estas diferencias nos dividen más, y debilitan el país, como peruanos deberíamos estar siempre unidos. Por más que fue buena la intensión de IPAE, de hacer que los grupos de trabajo sean mixtos (con alumnos de diferentes universidades y regiones), en cada grupo se percibia en sesgo, la discriminación y la falta de tolerancia.


Por otro lado Todos los grupos que mencione en general mostraron bastante amabilidad con la gente de Iquitos, creo que en el fondo no nos incluyen en sus rollos; al contrario pude percibir que todos los grupos querían estar con nosotros, más a la hora de la juerga. Recuerdo que la mesa de cerveza de Iquitos, no tenia espacio vació. Pues estaba lleno de amigos de todo el Perú, y de abundante cerveza. ¿Se imaginan porque?....sí no se equivocaron; entre los 7 estudiantes de la UNAP, había 2 chicas y para variar, eran bonitas. Cada cosa que me preguntaron los patas; encima fue imposible responder a todas, y nos metimos rollos hablando de temas como geopolítica, deporte, cultura, biodiversidad, aguaje , religión, aguaje, carachama, antropología, tecnologías de la información,,,y sobre todo …MUJERES.


Aparte de la percepción de discriminación otros hechos me llamaron mucho la atención:


En las charlas por ejemplo se comentaba mucho que las juergas y en los estudios es vital el uso de drogas (sobre todo los de Lima, pregúntenles a los de arquitectura).

Se habló tanto de la moral y ética, que en la discoteca la segunda noche, invitaron a un animador, que se autodenominaba “el pajaro”, que hablaba cada lisura,,,y encima se bajó el pantalón, mostrando el trasero con su hilo dental, a todo el mundo; en este caso en el acto los organizadores lo sacaron del local, me acuerdo que lo llevaron cargando un grupo de militares y él gritaba que la gente lo quería.

Cuando interactuaba con los grupos, me preguntaron diversas cosas como:
¿sabes bailar toada?
...Mi respuesta...YO NOSE……
¿En la Iquitos, los monos y las víboras estan en las calles?
...Mi Respuesta ……Definitivamente no, más víboras y monos, vi aca en la ciudad de Lima, y conozco a otros en varias oficinas de mi universidad ...
¿Que tan fáciles son las mujeres de Iquitos?.....
Mi Respuesta …….No sabría decirle, pero estoy seguro que yo insistiría más veces a una chica de Iquitos que a la de Lima.
¿Donde estan los profesionales de su universidad, pues no sabia que la selva tenia educación superior.?
Mi Respuesta …….Claro, mi universidad exporta sus profesionales a Brasil o Colombia, existen promociones enteras de carreras como medicina; están en Manaus, tienen el mismo clima, el mismo rió, mejores sueldos y sobre todo las brasileras son las brasileras (se lo respondí a la chica ayacuchana, ósea que la UNAP, exporta profesionales), ¿para que seguir en el Perú?.

Otro punto que me pareció gracioso, es que a la hora del refrigerio, todos los alumnos de todas las universidades de todas las regiones de todas las razas y condiciones económicas, arremetían los bufetes y se peleaban por agarrar la mayor cantidad de bocaditos (encima antes de tiempo, y se supone que éramos los más estudiosos), era curioso ver a las gringuitas de la U de lima (había una lo juraría parecida a Cristina Aguilera), arremeter con todo, y llevar sus bolsillos llenos, es que esas malas costumbres, están en nuestros genes peruanos, y traspasa las razas y condiciones en las que según nosotros dividimos nuestra sociedad peruana. Lo que me apena, es que aca en Loreto, cruzando la frontera esta la pequeña ciudad de Tabatinga (Brasil), y a partir de allí, siempre hay eventos y lugares, y la gente común y corriente se comporta de manera educada a la hora de estar cerca de un buffete.

QUE PENA,,,ESTO ES EL PAIS QUE TENEMOS

1 Comments:

Anonymous alfrael2000@yahoo.com said...

Estaba buscando información de IPAE y me encuentro con tu experiencia en Lima y lo que percibiste es algo de lo que se habla poco quizá hasta no queremos creerlo, queremos hasta esconderlo, pero es el mayor problema del Perú: nos negamos todo el tiempo a vernos como verdaderamente somos. Nos inflingimos un autoracismo.
No se si has notado que hasta en el cariñoso "cholito" hay un ligero intento de enyucarte el que el "cholito" eres tu y no yo.
Bueno nada mas y gracias por recordarme lo cholo que soy.

Alfonso

4:25 PM  

Post a Comment

<< Home